martes, 13 de enero de 2009

EL BOLSO SIN ROSTRO


Este articulo nos lo envía Juan Leante, contertulio de nuestro blog, junto con la foto del bolso que tanto estima. Gracias Juan.
********************
Después de su clausura, las minas de Tharsis se convirtieron en un fantástico rastro de reliquias del pasado, donde más que buscar se trataba de elegir cual me llevaba. Tal abundancia me entretuvo un buen rato sin decidirme por algún objeto. Y con tantas cosas atractivas a mi alcance fui a reparar en la menos llamativa; un bolso de bandolera tirado en el suelo y casi enterrado por la suciedad. De piel curtida y diseño tosco, sin duda resultado de un trabajo artesano para un fin sencillo; llevar papeles relacionados con la empresa. Mi cabeza empezó a imaginar esas manos desconocidas cortando un cuero huérfano de patrón para después traspasar la piel con una gruesa aguja que uniera los trozos con duro bramante. Y cuando terminaron lo esencial, le dieron un toque personal que dejó la huella de su autor por sencilla que esta fuese. Un punzón sirvió para reproducir el anagrama de la empresa y ribetear los bordes del cierre, donde una hebilla cualquiera ocultaba su interior. Hoy día forma parte de mi colección de chatarras que cuelgan de las paredes del pasillo, siendo la pieza que más sorprende a mis amigos. Nadie comprende donde reside el valor de semejante objeto. Y es difícil de explicar que me guste más este bolso qué un apreciado cristal de Murano, por ejemplo. Mis artilugios y éste en particular tienen la magia de aquello que a veces pensamos: "Quién
te iba a decir, que este objeto acabaría formando parte de mis cacharros más preciados". Solo me falta saber de quién eran esas manos.

2 comentarios:

Lorenzo dijo...

No te preocupes,mira Pocholo lo que lió por una parecida a esa.
Saludos

juan leante dijo...

Os doy las gracias por colgar este mi pequeño homenaje, a todos los trabajadores de las minas de Tharsis, y a las que tanto debo.

Por cierto sabíais que:

A las 8,40h. del día 3 de Abril de 1.979, descarrilaron en la estación de Empalme las locomotoras Alsthom 67 y 68, que arrastraban un tren de 15 vagones cargados con destino a Corrales.
El tren iba conducido por el maquinista Juan González Joaquín y el ayudante Benito Medel Charneco.
Este descarrilamiento ha sido motivado por la rotura de un carril por la punta de la cuchilla en el cambio que divide la general de Corrales con el escape.
La locomotora nº68 que iba en cabeza del tren tomó la vía general y la 67 al producirse la rotura y quedar el cambio desarticulado se desvió por la vía de escape, descarrilando ésta y arrastrando a la locomotora de cabeza que también descarriló.
Tharsis 4 de Abril de 1.979.

Si os apetecen más anécdotas como esta me lo decís y os las iré mandando.
Cordiales saludos.
PD.- ¿Cual es la que lió Pocholo?