jueves, 23 de abril de 2015

HERMANDAD DE LA PEÑA, 63 ANIVERSARIO


Esta es otra de las festividades de larga tradición entre nosotros. La devoción a la Virgen de la Peña es bastante antigua en Tharsis, pues se remonta a los primeros emigrantes de la Puebla que divulgaron entre nosotros, y entre las familias que aquí crearon, la tradición de acudir al "Cerro del Águila".

La Hermandad de Tharsis se fundó en Mayo de 1952, siendo uno de sus artífices D. Francisco Delgado González, maestro nacional que junto a su prometida, Margarita Domínguez Rodríguez, también maestra en Tharsis, permanecieron años entre nosotros. La iniciativa contó  con la participación del párroco en aquellas fechas, D. Juan Núñez Pérez, y vecinos de Tharsis que venían acudiendo a la peregrinación cada último domingo de Abril.
El primer Hermano Mayor fue el médico D. Jose Díaz Riestra. Fallecido en 1956, le sustituyó interinamente D. Francisco Delgado, hasta que otro médico, llegado a Tharsis ese mismo año, ocupó la Presidencia, D. Alberto Bervel Cao. D. Francisco se trasladaba a  Puebla de Guzmán.
Otras personas que pasaron por la Junta Directiva: D. Antonio Fernández Llanes, D. Juan Macias Harriero, D. Francisco Fernández Jiménez, D. Antonio Martín Santos.
  
Desde el siguiente  año a su constitución, la Hermandad de Tharsis peregrinaba  portando el Simpecado que había sido confeccionado en un taller de bordados de Sevilla,  sufragado por los "hermanos" y entidades comerciales del pueblo. En 1956 la “Compañía” donaría una carroza, siendo la única Hermandad filial que procesionaba en carroza.

A la marcha de D. Alberto a Huelva, en 1966, le sustituyó D. Manuel Moguer. Durante los años que funcionó la Hermandad de la Peña, hasta ser despojada del Simpecado, siempre contó con la colaboración de la “Compañía”. 

*************
P. D.
Desde "A cielo abierto" han programado un recorrido en bici hasta El Empalme, para el próximo sábado día 25. Recomiendan llevar calzado cómodo, cubrirse la cabeza por el sol, y llevar agua y bocadillos.  


jueves, 16 de abril de 2015

A VUELTAS CON "SANDALIO"


Ante la duda que planteamos la semana pasada en relación al nombre que le damos a la salida al campo el Domingo de Pascua, un seguidor y amigo nos apunta la posibilidad  que ese nombre fuera tomado del sitio, o el lugar de reunión para esta celebración. Aunque a donde nos dirigimos hace ya varios años sea conocido por “El Barrito”, no siempre lo hemos celebrado ahí, también en las “Magras”. Incluso antiguamente se pudo acudir a otros lugares ya olvidados.

Nos hacía referencia este amigo, a un escrito publicado por Juan Fernández Martín, “Juan el Mellizo”, (q.e.p.d.) y que titulado: Historia menuda de Tharsis, refiere haber tenido acceso  a unas viejas escrituras de la Compañía y las divisiones en dehesas del terreno, llamándolas: La Tiesa, La Silgada, El Rinconcillo, La Higuereta, Valfrio, Boyal,  Los Amantes”. Aunque no aparece el nombre como tal, ni tampoco una aproximación que cabria pensar que se hubiera deformado con el tiempo, nuestro amigo apuntaba la posibilidad que el nombre pudo hacer referencia al terreno donde se celebraba el Domingo de Pascua.   

Tampoco en los registros usados al principio de la actividad minera por Deligny, aparece ninguna demarcación o denuncio minero con ese nombre u otro similar. Recordemos igualmente, que su primera actividad fue conocida por la Sabina, nombre que corresponde al de un árbol que bien pudiera existir junto al socavón, aunque la zona era nombrada de antiguo por “Cantareras de la Reina

Si descartamos que Sandalio haga referencia a una suerte o división del terreno, o a un accidente geográfico, nos quedaría buscar una referencia religiosa, o algún hecho trascendente mantenido en la memoria colectiva. El diccionario no  recoge la palabra sandalio en masculino, en femenino todos entendemos lo que significa. Sin embargo, San Sandalio es un nombre del santoral cuya festividad se celebra el 3 de Septiembre.  
La posible implicación religiosa bien pudiera venir por nuestros vecinos de Alosno, pues la “Pascua de la lechuga”  tiene una tradición, al parecer,  antigua, y connotaciones religiosas. Así, quienes fijaron su residencia en el poblado minero quisieron revivirla aquí, pero al concurrir con personas de otros lugares de España y de Portugal, hubo una confluencia de creencias, principios, y tradiciones, que pudo desligar El Sandalio como celebración religiosa y pasar a ser la  celebración festiva de Semana Santa que conocemos.

Lo que podría interpretarse que el Domingo de Pascua pudo empezar con una procesión, al igual que se hace en otros pueblo, y continuar después con la parte festiva. Con el tiempo, lo religioso pudo desaparecer y quedar nada más que la diversión de un día de campo. Que esa procesión, sin saber cómo ni por qué, se hiciera bajo la advocación de San Sandalio, y con el tiempo no solo perdió el San, también cualquier significación religiosa.
Si esta fuera la relación es de suponer que algún recuerdo de este Santo, alguna imagen, alguna referencia, constara documentalmente.

En cuanto a las imágenes que pudieron estar depositadas en la primera capilla de Tharsis, la de Pueblo Nuevo, no conocemos ninguna referencia de las que existían, y el nombre de las que fueron destruidas en Julio de 1936 no consta en el documento dirigido por el párroco de Tharsis al Arzobispado de Sevilla. Solo se habla de graves destrozo, pero no menciona el nombre de imagen o cuadro alguno. Las que hemos conocido a partir de la inauguración de la actual iglesia en 1959, son atribuidas al taller de León Ortega, (1907-1991)
Igualmente, el auge de las peregrinaciones en Tharsis se incrementó notablemente desde finales de la guerra civil. Si antes hubo más fervor religioso, desconocemos el motivo de su progresiva desaparición.

Recurriendo a la fuente de información que nos pudiera ofrecer quien ha estudiado la actividad minera, en el capítulo XV del libro de Checkland: “The mines of Tharsis…” LA VIDA EN LOS POBLADOS MINEROS,  aparecen pocas referencias a fiestas y celebraciones. Puede que para el autor le fuera intrascendente relatar esos acontecimientos,  pero en la fecha de su visita a Tharsis se celebraba el Sandalio. Sí describe  sin embargo el comportamiento de los mineros en el día de su patrona, no sabemos si porque su celebración coincidiría con su visita, o porque añadiría una nota simpática a su relato.

Aunque de las festividades que de más antiguo se venían celebrando, la "Velada" ocupaba el primer lugar, no solo porque participaba todo el pueblo, también era la más lúdica y más deseada.

Resumiendo. Si el nombre no hace referencia a un topónimo del terreno. Si no hay referencia para asociarlo a un hecho religioso,  cabe pensar que el nombre puede haber surgido de una o varias personas que decidieron salir al campo después de Semana Santa. Que teniendo en cuenta  cómo se vivía hace 50 o 60 años, con recogimiento de las familias, sin manifestaciones públicas de alegría,  hasta con las emisoras de radio contribuyendo a ese ambiente; estas personas  pudieron tener éxito en sus primeras convocatorias y con el tiempo acabó participando todo el pueblo.


Puede que la respuesta del porqué del nombre sea mucho más simple, pero lo desconocemos. Y  puede que esta incógnita se pueda solventar en la documentación archivada en el Museo, pero aunque primero ha de darse el interés por descubrir, también ha de darse la posibilidad de hacerlo. 

jueves, 9 de abril de 2015

Sandalio 2015 en Tharsis


Este pasado domingo tuvimos un excelente día de campo. Gran afluencia de público y coches  ocupando las encinas del Barrito. Se degustaron los aperitivos tradicionales: embutidos, picadillo, tortilla de bacalao; y para la merienda el bollo con el huevo duro. Aunque cada vez nos modernizamos más y preferimos traer el café desde casa antes que hacerlo con la lumbre de las jaras, todavía se pudo ver alguna fogata para hacer el café de puchero. La música, al igual que años anteriores, a cargo de una charanga.
Siempre nos surgió la duda del nombre que le damos a lo que normalmente es conocido por Domingo de Pascuas, y que en pueblos cercanos se celebra de parecida forma, pero el nombre de “Sandalio” no sabemos a qué se debe.
En Alosno se ha venido celebrando esta festividad con un nombre, quizás, más comprensible: “Pascua de la lechuga”, que pudiera tener reminiscencias muy antiguas. Sin embargo, Sandalio, no acabamos de relacionarlo con la Pascua o con algún topónimo de la zona. Aunque bien pudiera tener alguna relación con Córdoba capital. Pero esto es una opinión nuestra sin base alguna. 
Os dejamos en un vídeo una recopilación de fotos de los años 60, cuando apenas si estábamos motorizados, y se iba y volvía a pie del Barrito. El fondo musical es una canción sefardí cantada en ladino.
Para nuestros seguidores de Alosno os dejamos algunas fotos, que creemos son de la celebración de la Pascua, al mismo estilo que en Tharsis.  Si alguien quiere confirmarlo y explicarnos en qué consistía, pues adelante.








jueves, 2 de abril de 2015

LIBRO DE OBREROS DESPEDIDOS. Tharsis, 1878-1917. Y 3ª Parte



CONCLUSIÓN

Las anotaciones del LIBRO DE OBREROS DESPEDIDOS abarcan un periodo de tiempo de 39 años, 1878-1917, significativo para poder valorar e interpretar algunas cuestiones. Aunque no lo hemos leído con ninguna hipótesis a priori para poder extraer conclusiones definitivas, a las que hemos llegado las exponemos aquí para vuestro conocimiento, pero entendiendo que se requeriría un estudio más profundo y comparativo.
Aún pudiendo suponer que la Compañía tenía recogido en algún decálogo de conocimiento público, las normas de obligado cumplimiento en el trabajo y para la convivencia en el poblado, esto debería constatarse. Así como las sanciones que acarreaban su incumplimiento, que incluían el desalojo de la vivienda.

Para valorar en su justa medida la graduación de las penas aplicadas habría que compararse con poblaciones similares. Por ejemplo: ¿Qué nivel de violencia, de delincuencia, se producía en pueblos de alrededores en comparación con Tharsis?
Comparar también el tratamiento penal y social que recibían en los pueblos de alrededores idénticas faltas a las cometidas en Tharsis: el robo, el adulterio, alcoholismo, violencia domestica, empleo de armas, violencia vecinal, desacato a la autoridad, engaño a los clientes, falsificación de documentos, etc.
Si en esos otros pueblos se cumplían las condenas impuestas, y en qué plazos. Tampoco debe olvidarse que Tharsis aún constituía una comunidad en formación, con poco arraigo de pueblo. Quizás también con pocos lazos familiares entre los vecinos. O con ideas muy diferentes en cuestiones sociales, políticas, o morales.

No haría falta mucha publicidad de los perjuicios que conllevaba el incumplimiento de las normas. Teniendo en cuenta que en aquella época tener un empleo que no dependiera de la climatología o de algún cacique, era casi un privilegio, perderlo, una desdicha.
Ni tenemos motivos para pensar que aquello fuera el "viejo Oeste", pero quienes habían invertido su dinero en el negocio minero querían sacar la máxima rentabilidad al menor coste y conflictos posibles.

1)- Durante ese periodo se observa una misma trama argumental para valorar lo que se consideran faltas, sean en el ámbito laboral, de convivencia, o moral.

2)- Todas estas faltas fueron interpretadas por la Compañía de comportamientos rechazables, que deterioraban la relación laboral y de convivencia, asumiendo la responsabilidad de erradicarlas, lo que pudo acarrearle desprestigio y ataques, también desde el sindicalismo y la política. (Para valorarlos seria necesario un conocimiento mas detallado de los casos)

3)- Tampoco pasamos por alto la influencia de la Compañía de Tharsis, no solo a nivel económico, también político. Representada a altos niveles en Huelva capital y en Madrid. Aunque su influencia a este respecto, con ser importante, estuvo muy por debajo de la muy influyente Riotinto.

4)- Estas medidas debieron influir en toda una generación, que tuvo que adaptarse a unas normas de comportamientos que les eran exigidas, incluso fuera del ámbito laboral.

5)- La rigidez en la observancia de un determinado comportamiento, en el trabajo y en el poblado, no desmerece la actuación llevada a cabo en el ámbito social para proporcionar otros servicios: vivienda, educación, cultura, lugares de recreo, etc.

6)- Esta dualidad, de autoritarismo y paternalismo, debe contemplarse, en nuestra opinión, primero y fundamental como una necesidad de supervivencia. Quienes regían la dirección de la Compañía de Tharsis tenían que rendir cuentas ante un consejo de Administración, pendientes de un balance de resultados. En segundo lugar, a los máximos responsables de la dirección en aquellos tiempos, les suponemos portadores de una ética, de unos valores, que no solo por necesidad, también por principios, pensamos, quisieron establecer.

7)- ¿Cuanto de sinceridad había en esos comportamientos? ¿Cómo nos contemplaron realmente jefes y directivos? Son interrogantes que están por resolver y que ojala despertaran interés. Porque, si de sentido común es hablar con propiedad de las cosas, cuando de historia se trata, es necesario, además, hablar con justicia, y para ser justos hace falta conocer. Este es nuestro gran problema, que mostramos poco interés por conocer.


FIN

jueves, 26 de marzo de 2015

ELECCIONES EN ANDALUCÍA. ESTO ES LO QUE TENEMOS


A estas alturas ya se han publicado decenas de análisis sobre las elecciones andaluzas, y los hay para todos los gustos.
El PSOE, con la que está cayendo, ha revalidado sus 47 escaños. Sigue imperturbable sin que parezca afectarle ERES, Formaciones Continuadas, ni Griñanes o Chaves. Después de lo de Irene Sabalete no cabe duda que está instalado en el cacicato y nos consideran parte de su cortijo.
En lo que no parecen muy de acuerdo los analistas es cuando interpretan la posible desaparición del bipartidismo, y que sea bueno o malo. Ejemplos hay en la historia, en los parlamentos Europeos, y en nuestras comunidades y ayuntamientos; donde el bipartidismo ha funcionado y los países han progresado. Cuando los parlamentos son pluripartidistas  la estabilidad parece durar menos y los conflictos más. Un ejemplo, Italia en los años 70, con gobiernos de cinco partidos y crisis periódicas.
No es para sacar conclusiones,  que las elecciones del pasado día 22 propicien  el fin del bipartidismo y sus ventajas para la democracia, sin esperar acontecimientos.
Hasta el día de hoy tenemos claros ejemplos de la influencia perversa que han ejercido pequeños partidos políticos, que unido al afán de poder, a toda costa, que han tenido los grandes (PP- PSOE), han conseguido condicionar la política de Estado. Recurriendo a la demagogia, el victimismo y los “derechos históricos”, que es a lo que se dedican  el PNV, CIU y BNG, entre otros.
La salud democrática de un país no se mide porque más fuerzas políticas accedan a los parlamentos. Se mide garantizando la seguridad jurídica y los derechos individuales de todos los españoles. Que las Instituciones cumplan y hagan cumplir las Leyes. Que exista una real y efectiva independencia judicial. Después, que las Cámaras estén formadas por dos, o por cuatro partidos, es menos trascendente.

P.D.

Nuestra amiga Patricia sigue promocionando nuestra historia con nuevos recorridos por el entorno. Os dejamos dos carteles al respecto.


jueves, 19 de marzo de 2015

LIBRO DE OBREROS DESPEDIDOS Tharsis, 1878-1917. 2ª Parte


…la autosuficiencia a la que se vio abocada la Tharsis Shulphur, donde tantas personas que acudieron a trabajar sin conocimientos mineros, se convirtieron en expertos mecánicos, fundidores, carpinteros, torneros, contables, y un largo etcétera. Ni la visión ética y moral que tenían sus directivos, o la que emanaba de Glasgow.
Del análisis de las anotaciones deducimos que la Dirección se mantuvo inflexible, cortando de raíz comportamientos, o faltas, que hoy día nos parecen abusivos, pero que deben ser analizados con perspectiva histórica.
En nuestra convivencia diaria, del siglo XXI, no vendría mal que pudieran tomarse alguna de aquellas decisiones para erradicar a los indeseables que no saben convivir con las personas, pero este es otro asunto.
En el castigo de estas faltas, que no tenían que ver con el trabajo, es donde los despidos no son definitivos o por completo, pues se solía despedir por meses o por días. Incluso con multas, cuantificadas en reales, se conseguía modificar comportamientos. Tampoco se libraban de cumplir las normas de la Compañía quienes acudían a la Plaza a vender. Hay anotado el despido de un vendedor ambulante, por el motivo de: “vender mercancías faltas de peso y negarse a sufrir correctivo”.
Ni se libraban de la sanción los encargados de velar por la convivencia en el poblado, los Guardas. Hay uno despedido por: “Abuso de confianza”.

Se comprueba también que la “Audiencia” debía cumplir el papel de juzgado que impartía justicia, pues despidos cometidos por asuntos de cierta gravedad se resolvían con el perdón de los culpables y su readmisión al trabajo. Bien porque no se hubiera comprobado la culpabilidad, o por haber cumplido la pena. Ejemplos: un despedido por: Descuido en su servicio de guardafrenos, ocasionando un descarrillo de 12 vagones de hierro, (fue readmitido 5 meses después, a raíz de las declaraciones en la Audiencia). O el de un: “propagandista e instigador de la huelga” readmitido dos años después.

La empresa no practicaba la discriminación positiva, tan en boga hoy día. Que el trabajador fuera hombre o mujer, si cometía una falta era despedido o sancionado. Daba igual que la falta fuera de orden laboral, moral, o de convivencia. Hemos recopilado algunos de los motivos por las que fueron despedidas o sancionadas las mujeres. Despido que significaba abandonar la vivienda y el poblado:
Por repetidas riñas y escándalos. Por hurto. Por adulterio. Por vender mercancías con peso falso. Por presentar libreta falsa en la oficina de anticipos. Por reincidir en escándalos. Por llenar los vagones engañosamente con perjuicio de la compañía. Por robar hierros viejos y venderlos. Por abandonar a su cónyuge.
Otras veces eran sus maridos quienes pagaban con días de despido, los escándalos, peleas, o trifulcas de sus mujeres.


He aquí algunas transcripciones del apartado Detalles de las faltas cometidas, que nos pueden parecer anacrónicos para estos tiempos:

-Reincidente en embriaguez y escándalos.
-Intentar suicidarse con arma de fuego, produciéndose heridas graves en la cabeza.
-Por darle fuego a un barreno.
-Por embriaguez y riña maltratando a un portugués.
-Por alzamiento de morada a deshora y conato de violación de una doncella.
-Vender mercancías faltas de peso y negarse a sufrir correctivo.
-Por atentado con navaja contra el mozo de la fonda.
-Agredir con arma blanca a otro obrero, dentro del Casino Minero, cortándole la ropa. (Fue perdonado)
-Por cabecilla del motín de los cargueros.
-Complicado en riña con arma blanca y negarse a pagar la multa, que como correctivo le fue impuesta.
-Instigador socialista.
-Intento de violación.
-Por robo de gallina y pavo en Huerta Grande.
-Por estupro.
-Por arrancar cepas en sitios prohibidos.
-Insultar con palabras indecorosas a la esposa de un obrero, estando embriagado, a cuyo estado llega con   frecuencia, y en sus beodeces injuria a sus vecinos.
-Jugar a las chapas en horas de almuerzo.
-Vendedor ambulante por insultar a una mujer.
-Abandonar a su novia después de deshonrarla.
-Encontrarse lleno de miseria por excesivo abandono y observar mala conducta por su vicio de embriaguez.


Continuará…

Aquí termina la descripción del libro. Si han leído todos los detalles de las faltas cometidas comprobaran que no nos hemos quedado cortos al calificar el libro de muy interesante.
Hemos subido a Picasa varias páginas, con las cuales es posible formarse una opinión para exponer vuestras conclusiones. Las nuestras ya están formuladas, la expondremos en la tercera entrega. 

jueves, 12 de marzo de 2015

LIBRO DE OBREROS DESPEDIDOS. Tharsis, 1878-1917. 1ª Parte



Este trabajo en tres entregas lo publicamos en nuestro blog entre Noviembre y Diciembre del 2009, y lo hacemos ahora en Facebook para completar la información sobre el libro de "Audiencias" publicado el mes pasado.
Recordamos que a la lectura de este libro desconocíamos el libro de Audiencias.
                                    
                                                      ***********
De muy interesante se puede calificar el contenido del libro que hemos tenido la suerte de leer.
Es un libro antiguo, hecho a medida. En papel grueso y hojas cosidas, que seguramente fue impreso en el extranjero, como tantos otros de la Compañía de Tharsis. Está escrito a doble página y mide, abierto, 60 x 26 centímetros.
Como veréis por las fotos, la doble página la ocupa el título en letras góticas: Registro de los obreros que son despedidos por disposición del Sr. Director. Dividido después en seis bloques: Nombre de los despedidos. Departamentos en que trabajaban. Fecha de la orden del Sr. Director: día, mes, año. Detalle de las faltas cometidas. Tiempo por que son despedidos: por meses, por completo. Observaciones.

Hemos fotografiado algunas páginas al azar, del bloque de las faltas cometidas, y en las hojas donde aparecen más anotaciones. En los detalles de las faltas para el despido o sanción, además del autor de las mismas, suele aparece el nombre o la categoría del perjudicado; datos, ambos, que hemos borrado por cuestiones lógicas.
Consta de 197 páginas a doble cara, y cada página consta de 17 líneas para anotar otras tantas causas de despido o sanción. No todas están rellenas, incluso las hay en blanco.
El libro no presenta ninguna estructura o método para hacer las anotaciones. Se observan varios estilos de caligrafía. Quien escribía en él los empezó agrupándolos por nombres, en vez de por apellidos. Dejando debajo de cada primer registro, varios espacios en blanco, para irlos rellenando, en el futuro, por la coincidencia del nombre.
Se inicia con el primer despido, anotado el 19 de Septiembre de 1878. El último registro está fechado en 1917.
En el apartado DEPARTAMENTO EN QUE TRABAJABAN, hemos podido contar 21:
Agricultura, Albañiles, Almagrera, Calañas, Cuadras, Cuadras Nuevas, Esperanza, Fabricaciones, Filón Centro, Investigación, Lagunazo, Movimiento, Oficina de Anticipos, Sierra Bullones, Talleres, Tinto y Santa Rosa, Tracción, Vías, Vías Exteriores, Vías Interiores, Vigilancia.
Lo que se corresponde con los diferentes departamentos de la Compañía. Y de los que muchos de nosotros hemos oído hablar.
Dos conceptos básicos se reflejan en el proceder de la Compañía a la hora de aplicar sanciones o despidos.

-La disciplina en el trabajo.
-La convivencia en el poblado.

En todas las agresiones físicas producidas en el trabajo, con arma blanca o de fuego, el despido era fulminante. Cuando las agresiones eran sin armas, se tenía en cuenta la reincidencia. La Compañía disponía, incluso, una especie de tribunal llamado "Audiencia", y por el hecho de no acudir a esta “Audiencia” ya era motivo de despido.
También nos llama la atención que todos, o la mayoría de altercados, sin armas, entre obreros y jefes, se saldaba con el despido, pero a los pocos días aparecía en el apartado OBSERVACIONES: perdonado.
Otro motivo fulminante de despido era la huelga. Este hecho nos señala los conflictos tuvieron lugar.
Aparecen también obreros despedidos señalándose en el Detalle de las faltas cometidas: Internacional. Esto debe hacer referencia a afiliados a la AIT, fundada en 1864, donde corrientes marxista y anarquistas confluyeron hasta su escisión 12 años después.

(AIT. Asociación Internacional de Trabajadores. Primera Internacional. Se fundó en Londres en 1864 entre socialistas, anarquistas, y sindicalistas. La incorporación de Bakunin en 1868 provocó enfrentamientos con la corriente marxista, lo que desencadenó su expulsión y la de sus seguidores en 1876, dando lugar a dos corrientes: la marxista y la anarquista. Por los datos que manejamos, parece ser que en Tharsis fue mayoritaria la tendencia anarquista.
En una circular de 1873, La Comisión Federal de la Primera Internacional pedía apoyo para los trabajadores de Tharsis que se habían declarado en huelga, solicitando ayuda económica al resto de trabajadores en calidad de préstamo, y que dirigieran sus donativos al secretario de exteriores en Huelva, C/ Alonso Sánchez, 42. Sus escritos los solían terminar con la coletilla:”Salud, anarquía y colectivismo”)

Destacan otros muchos despidos que no tenían nada que ver con la actividad laboral, y sí con la convivencia en el poblado. No podemos olvidar la gran afluencia de mano de obra que por aquellas fechas acudían a Tharsis, desde muchos sitios de España y del vecino Portugal. Con ideas y costumbres no siempre afines.
Tampoco pasamos por alto…

Continuará…